10 nombres de coches poco acertados

Una de las cuestiones que más llaman la atención es el nombre que les ponen las marcas a los distintos modelos de coches, algunos son ya un clásico como el mítico Ibiza o Golf, cuyos modelos nos han acompañado mientras íbamos creciendo. Pero no siempre estos nombres son tan acertados.

Hacemos un repaso a los nombres más desafortunados elegidos por las marcas:

1. Mitsubishi Pajero

Fue rebautizado para los sitios de habla hispana, aunque aquí seamos muy mal pensados, “pajero” se refería a un tipo de felino japonés.

2. Ford Corrida

Este modelo se presentó en 1976 y su nombre no dejó a nadie desapercibido. Afortunadamente el coche nunca pasó de ser un mero prototipo.

3. Mazda Laputa

Otro nombre gracioso para los hispanos de este coche que se vendió en USA. Laputa es una isla imaginaria que aparece en el libro de Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, con la peculiaridad de que puede volar.

4. Nissan Moco 

Coche de principios del milenio que de algún modo hacía honor a su nombre, ya que se trataba de un diminuto microcoche con apenas 54 CV de potencia y que, incluso, llegaba a ofrecerse en color verde

5. Kia Borrego y Kia Mesa

Estos todoterreno también llevaron unos nombres graciosos asociados a sus modelos.

6. Fiat Marea 

Este coche es de mediados y finales de los 90, que hacía temer que dicho nombre describiera la sensación al montar en el coche.

7. El Tata Zica 

Tuvo la mala suerte de salir al mercado muy cerca del estallido del virus zika en América Latina.

8. Audi Q3

Esta vez no tiene que ver tanto con el doble significado de una misma palabra, sino más bien con el efecto sonoro que produce al pronunciarlo “cutres”.

9. Lancia Marica 

Es un ejemplo de la falta de preocupación que tenían en la empresa de automoción italiana Lancia por vender su coche en España, más aún si pensamos que este vehículo se presentó en 1969, aún en plena dictadura franquista donde la homofobia era práctica habitual.

10. Hyundai Scoupe

En 1988, la compañía coreana Hyundai dotó a la gama Excel de una versión deportiva llamada Scoupe, que efectivamente aludía en castellano al acto de “escupir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*